OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Financiación europea para pequeñas empresas con grandes ideas

Una jornada presenta en el Parque Científico de la Universidad de Salamanca el Instrumento PYME dentro del Programa Horizonte 2020

Dentro del Programa Horizonte 2020, que financia grandes proyectos de I+D+i de la Unión Europea, hay un apartado reservado para las pequeñas y medianas empresas, denominado Instrumento PYME. El Parque Científico de la Universidad de Salamanca ha acogido hoy una jornada informativa en la que se han explicado las oportunidades que les ofrece a las pymes que aspiran a crecer con proyectos de innovación de dimensión europea.

“El Instrumento PYME se creó para que las pequeñas empresas con grandes ideas puedan llegar al mercado con un crecimiento exponencial”, afirma Nuria Rivas, consultora de I+D+i de IDimás Gestión, compañía que ofrece servicios de apoyo a la I+D+i.

Hasta ahora, si una pyme quería embarcarse en proyecto innovador contaba con pocas ayudas y corría el riesgo de iniciar un proceso lento con necesidad de mucha inversión. Sin embargo, “Europa quiere potenciar este tipo de empresas” y para ello ha simplificado al máximo la solicitud de estas ayudas.

El Instrumento PYME ofrece subvenciones estructuradas en tres fases en función del nivel tecnológico de la empresa o de la madurez del producto que se trata de poner en el mercado. La primera fase, financiada con 50.000 euros a fondo perdido, permite realizar un plan de viabildiad. La segunda fase está enfocada a la salida real al mercado y tiene una horquilla de financiación está entre el medio millón y 2,5 millones de euros, ampliable en algunos casos. Finalmente, en la última fase, el producto o servicio ya está en circulación y no se aporta financiación. El plazo de ejecución puede variar entre 12 y 24 meses en función del producto.

La clave para acceder a las ayudas del Instrumento PYME está en “que tu idea, producto o servicio, tenga repercusión en Europa”, señala Nuria Rivas. La convocatoria está abierta a empresas de cualquier sector. Lo importante es que dentro de su ámbito, por ejemplo, la agricultura sostenible o la salud, el solicitante justifique que su idea “es tan buena que va a tener una repercusión más allá de lo local o lo nacional”.